Desorden alimenticio

La enfermera había sido descuidada, y aquello le costaría más que su recién adquirido empleo.

Fernanda, por otro lado, estaba maravillada, casi no podía recordar la última vez que había podido comer tanto como se le daba la gana. No perdía tiempo saboreando la carne, cada bocado que ingería pasaba más tiempo deslizándose por su garganta que siendo propiamente masticado así era como a ella le gustaba. A la vez que los jugos que chorreaban por su casi inexistente mentón caían al suelo para formar un charco sobre la cerámica de su habitación, su mente se inundaba con pensamientos de renacido odio en contra de los que la habían puesto ahí: sus padres y el doctor Schwuan. "Caso extremo de desorden alimenticio" le repitieron durante casi un año antes de encerrarla en ese lugar, ¿y qué si estaba gorda o si era un estilo de vida insano? No comía para llenar un vacío, ni porque estuviera deprimida, ni porque tuviera problemas en el colegio, simplemente le encantaba comer ¿era aquello un crimen?

Sumida en estos pensamientos, Fernanda comenzó a comer con tanta rabia y prisa que no escuchó al par de guardias acercarse a ella a sus espaldas para retenerla.

—¡No! todavía no termino ¡Suéltenme! -vociferó Fernanda salpicando restos de su boca llena en todas las direcciones.

Para los guardias fue todo un desafío volver a ponerle sus ataduras a la obesa muchacha. No porque ella fuese particularmente fornida, sino porque ellos apenas podían mantener sus manos alejadas de sus bocas para no vomitar ante la imagen de la nueva enfermera recostada en el suelo con sus dos piernas desprovistas de carne y su brazo derecho a medio devorar. Algo que perturbó especialmente a uno de los guardias fue el hecho de que los huesos de la pobre mujer estaban completamente blancos; Fernanda se había tomado el tiempo para lamer hasta la última gota de pulpa carnosa de las extremidades de la enfermera.

Comentarios: 3
  • #3

    Erick Salazar (lunes, 18 junio 2018)

    Tienes demasiado potencial. Tenía que decirlo.
    Saludos desde Cancún, Quintana Roo, México.

  • #2

    Eliseo Levicán Vargas, (domingo, 10 junio 2018 15:26)

    Soy corresponsal de prensa de Radio Maipú y de Radio Futuro de Suecia 88.4 FM y además crítico de Literatura y de comics chileno.
    email :elevican@yahoo.com
    Nos conocimos cuando tu vendías tus libros en la vereda de la plaza del Mulato Gil en Santiago.
    Espero que te vaya muy bien en tu negocio.
    El viernes pasado fui a un lanzamiento de un libro de poesía de un joven de Valparaìso en la sede de la Sociedad de Escritores de Chile, SECH, ubicada en Plaza Baquedano.
    Tengo un blog sobre cine,teatro,cine y otras artes visuales y que puedes visitar:
    http://vitrinaaudiovisual.blogspot.com/
    Me despido atte : Eliseo Levican Vargas

  • #1

    7franvam@gmail.com (martes, 15 mayo 2018 17:20)

    Excelente publicación: Creatividad, suspenso, emoción. Innovadora forma de llevarnos a
    ser parte por unos instantes, del contexto y el sentir de los personajes.